Cuando un buen diseño UX ayuda a romper el mercado.

Todos conocemos a Hawkers, la empresa de éxito española (de Alicante para ser preciso) que tantos periódicos, revistas y blogs ensalzan como ejemplo de que es posible montar un negocio exitoso en España. No voy a meterme a hablar sobre el negocio, para ello podéis encontrar infinidad de artículos sobre ello. Me apetece escribir más sobre el diseño UX que desarrollan. Algo sobre lo que aún no he leído en ningún medio -perdonadme si ha sido publicado algo parecido y no lo he visto-.

La startup alicantina nace con una idea clara y directa: cambiar el modo en que consumimos gafas de sol. Google cambia la manera en que usamos internet, Facebook y Twitter cómo mantenemos contacto con nuestros amigos o personas desconocidas, AirBnb cómo viajamos, Whatsapp cómo nos comunicamos, y así en un infinito etcétera. Todo comienza intentando cambiar un patrón de consumo.

Acostumbrados a tener unas gafas de sol por varios años ya que gastábamos nuestros ahorros en unas de calidad -o en su defecto una imitación que nos destrozaban las retinas-. Hawkers reinventa el mercado con unas gafas de sol con un buen diseño, con unos materiales que no son de una calidad extrema -pienso que saben que en este aspecto no podrían competir con grandes marcas- y, por lo tanto, a un precio razonablemente accesible para todos. Esto hace, que ahora, las gafas de sol se consuman como una camiseta o un pantalón: tienes la posibilidad de comprarte varias e ir combinándolas según te parezca o tu outfit lo pida.

Pero no quiero redundar en lo que ya se ha publicado. Quiero y me apetece escribir sobre la experiencia de usuario de Hawkers.

Si entráis a su web no notaréis nada especial. Es una web que vende gafas. Sí, lo sabemos. Pero, ¿te has dado cuenta de que no existe una ‘home’ o página inicial? ¿Un lugar dónde Hawkers aproveche para ponerte ofertas, anuncios, campañas, etc.? No existe, no. Entras directamente aquí:

hawkers-web

Podéis comprobar cuántas webs que intentan vender su producto por internet hacen esto. Ya os lo digo, no muchas. Estuve pensando por qué Hawkers desaprovechaba ese espacio en su web sabiendo que lleva infinidad de campañas de marketing hacia delante o por qué no te muestra los vídeos o fotos de todos los famosos que tiene contratados para promocionarse. La respuesta la encontré enseguida: no es su canal.

Hawkers sabe que su target no existe en su web. Existe en las redes sociales, y su comunicación se basa en crear marca y promoción a través de éstas. Ellos crean clientes en canales externos a su web, por lo tanto, cuando éstos han decidido comprar, Hawkers no se anda con rodeos y ofrece lo que el posible cliente necesita para que compre.

Si seleccionas unas gafas, en pocos pasos (3 si no me equivoco), estás comprando. La experiencia de usuario no puede ser más simple y más perfecta.

Otro detalle muy importante es la total falta de un menú. El menú principal de la web abandona cualquier estereotipo, limitando la navegación a dos enlaces: el primero te lleva a una página de contacto -la compañía aprovecha para realzar que existe una relación directa con el cliente- y, el segundo te guía al carrito, siempre y cuando tu compra sea de más de un producto. ¿Qué consigue Hawkers con esto? De nuevo concentrar al usuario en lo que realmente quieren: la compra. No ofreciendo ningún tipo de alternativa en el menú, hacen que el usuario no tenga que decidir. No le permite dudar. Estas son nuestras gafas y es lo único que hay.

hawkers-2

Podríamos pensar que ese menú se podría aprovechar para dividir el producto en colecciones, evitando el largo ‘scroll’ que la página ahora mismo ofrece. Sí, ¿por qué no? También podría ser que el usuario se perdiese entre colecciones y al final no tuviera la capacidad de comparar y de decidir. Manteniendo todo el producto en un mismo lugar, hace que el usuario no tenga que ‘clickar’, lo que lleva a cargar una ‘site’ nueva, lo que implica más tiempo… y cuando el usuario espera más de lo debido, es un problema. Con este sistema el cliente no espera, va hacia arriba y hacia abajo, siendo posible comparar modelos de una manera fácil, rápida y dinámica. Otro acierto.

Podemos hablar de modelos de negocio, de ideas, de emprendedores exitosos. Sí, podemos hablar. Pero en una época dónde el usuario consume internet, un buen diseño UX (experiencia de usuario) es primordial para que una idea triunfe. Hawkers sabe lo que hace, y lo hace muy bien. Aprovecha su marketing, el cual funciona a la perfección y lo mezcla con un diseño UX excelente. Sin grandes proezas, pero que es directo, sencillo e intuitivo. Todo lo que un cliente pide a gritos, y pocos escuchan.


Podéis encontrar este y otros artículos sobre diseño UX o cosas que se me pasan por la cabeza en mi canal en Medium.

¡Gracias por leerme!